Gafas para cortar cebolla

Imagen

Hay gafas de vista, gafas de sol y luego están las gafas para cortar cebolla.

Si vemos a alguien llorando a moco tendido en la cocina mientras está cortando algo, podemos suponer dos cosas, o bien se ha cortado un dedo, o corta cebollas.

Para ser optimistas, es más probable que sea la última, ya que las cebollas liberan una sustancia irritante (el sulfóxido de tiopropanal), que hace llorar a cualquiera que se aventura en su corte.

No es una cuestión de sensibilidad, alergias o de baja resistencia, las cebollas hacen llorar a todos, de las amas de casa apasionadas de telenovelas, a duros y gruñones cocineros al más puro estilo Gordon Ramsay.

Si cortamos cebollas una vez al año, entonces no hay problema, pero si lo hacemos a menudo, o no lo hacemos por este molesto problema, entonces necesitamos las gafas para cortar cebollas.

Los ojos estarán protegidos por las lentes gruesas y por la junta de espuma que rodea la lente y que no deja pasar la más pequeña emanación de gas.

De esta forma quien corta kilos y kilos de cebollas no sufrirá el efecto secundario más mínimo, a lo sumo podría sufrir del aliento clásico en caso de comerla, pero para eso ya hay muchas soluciones para cubrirlo.

Están disponibles en varios colores, desde el negro al rosa, verde a blanco, después de todo, es un accesorio de moda y no se podría ignorar el color, un elemento muy importante para un cocinero de moda.

Yo nunca he visto un cocinero con este tipo de gafas, pero teniendo en cuenta la eficacia, creo que se convertirá en una necesidad para todas las cocinas, tanto en las de restaurantes, como en nuestras casas.

¿Vosotr@s que pensáis, las utilizaríais?

Anuncios