Una de calçots

Situado en Les Planes, aún dentro de Barcelona aunque en lo que un pixa-pins como yo calificaría de “plena montaña”, encontramos 1392560279631el restaurante Can Pichurri. Tras pocos minutos de espera (a pesar de tener reserva) nos acomodan en una mesa para que nos deleitemos con la variedad de su carta y podamos disfrutar del vaivén de los camareros como si de una carrera de fórmula uno se tratase. Mis acompañantes y yo nos decantamos por hacer una calçotada la cual en breves tiene su salida a escena. Tras hacer lo debido con los calçots el camarero hace una parada en boxes para traernos el segundo plato: una parrillada de carne. Después del atracón de calçots sabes que o tú o la parrilada no va a salir vivo de la mesa, el problema es que dudas de tus posibilidades.

1392560279914Sin entrar en más detalles, ninguno de los tres comensales que allí nos encontramos se acaba  todas las piezas de carne, que es retirada por un chistoso camarero que hace hincapié en nuestra incapacidad por rebañar los platos. Después de una copa de cava cortesía de la casa y de negarnos en redondo a comer postre llega el último plato: la cuenta. A bote pronto hace pensar que es un precio muy desorbitado, pero habría que tener en cuenta que con lo que comimos (y con lo que nos dejamos en el plato) y con lo que bebimos (y con el medio litro de vino que devolvimos al remitente) de allí comían cuatro personas, cinco si no tienen mucha hambre.

Concluyendo, el servicio muy correcto, lo cierto es que el camarero era de ganarse las propinas a capa y espada1392564356933; la comida abundante, tal vez con un aprobado justo para paladares finos, pero abundante;  el precio ligeramente descompensado en mi opinión; y la tarde perdida por completo, acabamos todos tan llenos que lo único en lo que podíamos pensar era en llegar a casa, estirarse en el sofá y que el cuerpo hiciera lo que creyera conveniente con todo lo que habías engullido.

Restaurante Can Pichurri

Carretera de Sant Cugat a Vallvidrera Km 5,6

08017 Barcelona – Barcelona

Teléfono: 93 205 65 19

Un buen día comienza con una sonrisa :)

Dicen que la forma en que pasas la mañana puede influir en el resto del día, así que cuidado.

Aquí hay algunos métodos que nos ayudarán a obtener mañanas bonitas y relajantes.

Establece como alarma una bonita canción

Tal vez piensas que la única manera de despertar es utilizar una alarma fuerte, que te hace saltar de la cama al instante. Trata de usar una canción para ayudar a comenzar bien el día – por ejemplo, tu canción favorita.

Tómate tu tiempo para un desayuno saludable

Muchas veces, el desayuno es lo último en la lista de prioridades: preferimos perder veinte minutos más en la cama o tenemos demasiada prisa para pensar en la comida. Lo que se nos olvida es que un desayuno saludable nos dará energía durante todo el día y ayudará a largo plazo a mantener una buena salud. Incluso si no tienes suficiente tiempo para comer, hay opciones rápidas y fáciles de preparar, que ayudarán a conciliar las necesidades del cuerpo con la agenda cargada.

Escucha música mientras comes

Disfruta del café de la mañana y el zumo o desayuno con tus canciones favoritas. Elige una alegre, estimulante, que seguramente hará que te sientas mejor y empezar el día con fuerzas frescas.

Sonríe.

Tienes un bonito día por delante.